_

_

Jengibre el conquistador de Europa

El Jengibre fue la primera de las especia en conquistar Europa. Lo que consumimos es la raíz dura de la planta, tiene un color blanco grisáceo y se convierte en un beis cuando nos lo encontramos, listo para el consumo en las tiendas. El Jengibre tiene un sabor picante y amargo a partes iguales. Su aroma es muchas veces calificado de fresco, así que no seré yo quien lo contradiga. 

El Jengibre contiene un aceite esencial, el gingerol, que le da propiedades para la salud de todo tipo: aperitivas, digestivas, carminativas (gases), circulación, antiinflamatorio, antiséptico, laxantes, dolores de garganta, gripes, para problemas cardiacos, colesterol, artrosis, elimina el cansancio o estrés. Y al ser de origen tropical en China y la India pues como no propiedades afrodisíacas.

Toda esta lista de propiedades justifica que durante siglos, el uso mayoritario del jengibre era para la medicina. Hasta que a alguien se le ocurrió añadirlo a los guisos, pero esto llevo un proceso.

Desde hace 3.000 años (así a ojo), se viene cultivando en Asia tropical. Fueron los comerciales del rey persa Darío (siglo V a.C.) quienes en grandes tarros de porcelana llevaron jengibre por el Mediterráneo. Para el siglo II, el jengibre aparece. Después de la pimienta, como la segunda especia más importante del pueblo romano. El jengibre llegó a Francia y Alemania durante el siglo IX, y un poco más tarde, a Inglaterra. Los españoles lo llevaron a las Antillas (islas caribeñas colonizadas) Cuenta la historia que se sembró por esas tierras tres especias, clavo, pimienta y jengibre, siendo esta última la que mejor resultado dio, decidiendo traerla a España a manos llenas. Considerándola buena para los guisados y de gran ayuda para la digestión.


En la cocina medieval europea, el jengibre ocupó un lugar importancia entre las especias empleadas. En Francia su uso fue abundante, debido a que, en la cocina medieval francesa, existía un mayor gusto por los sabores ácidos, que queda reflejado en los miles de recetarios de la época. Enrique VIII amaba mucho el jengibre entre otras cosas por sus propiedades afrodisíacas. Ya que envió una receta al alcalde de Londres como remedio contra la peste. Hablando de Inglaterra el pan de jengibre era la receta favorita de la reina Isabel I, lo que consiguió popularizar el jengibre entre la sociedad inglesa. 

El otro alimento

The Clash sacaron dos discos antes del London Calling pero este se convirtió en todo un himno de la generación punk. En el disco hay otras canciones memorables como spanish bombs, pero la canción “London Calling” es sin duda la que a The Clash le dio la eternidad. 


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada