_

_

La cuadrilla del bogavante, el camarón.

Hace ya tiempo, de cuando este blog comenzaba ha andar, nace esta expresión con la que explique con quien comparte los duros que hacerse de la vida el bogavante. Comenzare con ese marisco que recuerda a música, el camarón. Con nombre para nuestros amigos los científicos Palaemon serratus.    

En el mercado mundial hay dos variedades básicas de camarón, el de Aguas frías y el de Aguas tropicales, puesto que pude vivir placidamente en ambas aguas. Antes de nada no confundir el camarón con la quisquilla. Pues este ultimo no es una variedad de camarón, sino otra especie, la diferencia radica en que fresco, el color gris azulado, mientras que el camarón es parduzco, y mayormente, la cabeza es más bien cuadrada cuando en el camarón resulta más triangular.

Se captura en aguas del mar Mediterráneo y del océano Atlántico. Es posible encontrarlo en estado fresco durante todo el año, aunque su precio en los mercados es más económico durante el invierno. También se puede adquirir, como casi todos los mariscos, congelado, fresco o cocido.

Cada lugar tiene si forma típica de consumirlo. Por ejemplo en Sevilla y Cádiz, cuna del Camarón, ofrecen dos recetas típicas: la tortillitas y las tapitas de camarones. Pero también al otro lado del charco este marisco está presente, mediante las empanadas de camarón en México, la ensalada de camarones al ajillo en Venezuela, y el cóctel de camarones con mango y champiñones en Colombia. Y seguro que me dejo muchas, pero como todo buen alimento, tiene mil formas de consumirlos.

Sus valores nutricionales son similares a las de la mayor parte de los crustáceos y sobre todo se asemeja a las de las gambas. Entre las vitaminas que contienen los camarones destacan la B3, la B12, el ácido fólico y la D.

Y como no terminar con la razón con la que este marisco recuerda a música o flamenco para ser más exacto. Ya que es curiosa la historia de cómo José Monge Cruz, que por este nombre no nos dice nada, paso a apodarse camarón de la isla. Y la razón al parecer radica en un tío suyo, le llamo de esta forma puesto que de pequeño la delgadez, el pelo rubio y piel blanca, para la raza gitana, en su opinión le hacían parecer un camarón.

Próximamente otro componente de la cuadrilla del bogavante, el congrio.

 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada