_

_

Sorbete de cigarro habano.

Hoy la entrada esta dedicada a la historia que encontré en el libro titulado “las luces y sombras del reinado de Ferran Adrian”

Antes de nada para empezar una definición de sorbete. Se define sorbete refresco helado de zumos de fruta o alcoholes con, agua, un almíbar espeso y en ocasiones claras de huevo montadas. De procedencia china. De menor consistencia que un helado y en todo caso sin leche en su composición. En los últimos tiempo – y a imitación de pasados siglos- tienden a servirse sorbetes no dulces (de opio, por ejemplo) que se sirven entre platos de una comida larga y estrecha para, se dice limpiar el paladar. La palabra sorbete viene de la árabe sarib que significa bebida congelada. (Fuente diccionario de alimentación, gastronomía y enología española y latinoamericana).

A continuación extraigo una parte de esta historia, de un echo sucedido en tiempos no muy remotos a judgar por las palabras del autor. Sorprendente cuanto menos.

El Sorbete de cigarro habano.

Era la prueba de cargo de que la exaltada imaginación mediterránea podía crear fácilmente platos de notable toxicidad […] una vez probado la nicotina disuelta en aguardiente, base con lo que se creaba el sorbete, pesaba en el interior del comensal durante 24 h. ninguna autoridad sanitaria prohibió un postre que era, en su esencia venenoso.

Los periodistas gastronomitos con mando en los grandes periódicos nacionales, a excepción de Nestar Lujan y Xavier Domingo, aplaudieron esta nueva versión de la administración de nicotina.

Esta historia por surrealista que nos pueda parecer es cierta o eso dice el autor del libro, si no lo creen busquen en el libro citado.

Agradecimientos a; diccionario de alimentación, gastronomía y enología española y latinoamericana, y el libro; Luces y sombras del reinado de Ferran Adria.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada